Blog

La Familia Grande de los Hogares de Cristo leyó una declaración ante la tumba del beato Angelelli

El portavoz fue el presbítero José María Di Paola en La Rioja, y se pidió por el derecho humano de los jóvenes a vivir sin drogas.

En el marco de la peregrinación de la Familia Grande de los Hogares de Cristo, la imagen de la Virgen de Luján fue llevada a distintos lugares de la diócesis de La Rioja, entre ellos a la tumba del beato mártir Enrique Angelelli, con la consigna #NiUnPibeMenosPorLaDroga.

Allí, el presbítero José María Di Paola, referente de los curas villeros que hace 15 años trabajan en la problemática de las adicciones a través de los Hogares de Cristo, leyó la Declaración titulada “Un derecho humano a vivir en un país libre de drogas”.

“No creamos que no se puede salir de la droga: con la presencia de la comunidad es posible, evitemos que se rompa el tejido social. La droga siempre mata, no es bueno legalizarla. Muchas veces fuimos a visitar a María a Luján, ahora Ella sale a visitar a sus hijos”, expresó el sacerdote.

Texto de la declaración
Desde aquí, lugar del descanso eterno del querido monseñor Enrique Angelelli, como Familia Grande Hogar de Cristo rescatamos su lucha por los derechos humanos que él llevó adelante durante toda su vida, que fue un ejemplo de compromiso y pasión que buscaba revertir las situaciones de profunda injusticia social que sufrían amplios sectores de la población.

El Concilio Vaticano II significó la mayor reunión de obispos en la historia de la Iglesia. En ese marco, el 16 de noviembre de 1965, cerca de 40 pastores celebraron una eucaristía en las catacumbas de Santa Domitila en Roma; allí pidieron “ser fieles al espíritu de Jesús” y, al terminar la celebración, firmaron lo que llamaron “el pacto de las catacumbas”.

El “pacto” fue una invitación a llevar una vida de pobreza y a ser una Iglesia “servidora y pobre”. Los firmantes se comprometían a vivir en pobreza, a rechazar todos los símbolos o privilegios de poder, y a colocar a los pobres en el centro de su ministerio pastoral. Entre los firmantes, estaba Monseñor Angelelli.

El 27 de abril de 2019, por disposición del Papa Francisco, fueron beatificados Monseñor Angelelli, los sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel Longeville, y el campesino militante católico Wenceslao Pedernera, colaboradores del obispo y asesinados, según sostiene la Iglesia, por su adhesión a la fe cristiana. Todos ellos desarrollaron su acción pastoral atenta a la promoción de los estratos más débiles, a la defensa de su dignidad y a la formación de las conciencias, para intentar ofrecer soluciones a los múltiples problemas sociales.

Los años de la Argentina en los que a ellos les tocó vivir fueron oscuros y peligrosos. Nuestro tiempo nos desafía con otros peligros, otros dolores, otras oscuridades: la droga que mata a nuestros pibes y pibas. Movilizados en esta Peregrinación, nuestra marcha es un gesto en defensa de los derechos humanos de nuestros niños y jóvenes a vivir en una Argentina libre de drogas.

Todos tenemos derecho a vivir en un país que se comprometa en todas sus dimensiones a trabajar contra el consumo de drogas: los niños, los jóvenes, los más postergados, los más vulnerables. Despertar conciencias a nuestro paso es nuestra misión, para que toda la sociedad comprenda que esta misión nos incumbe a todos.

Un 4 de agosto de 2006, el Papa Francisco, cuando era cardenal Bergoglio, vino a La Rioja y celebró una misa en esta misma catedral, ,y recordó a quien conoció —y valoró—, al “Pelado” Angelelli de quien dijo era “un enamorado de su pueblo que lo acompañaba en el camino, y lo acompañaba hasta las periferias, las periferias geográficas y las existenciales. Recordemos el cariño con que acariciaba a los ancianos, con que buscaba a los pobres y a los enfermos, con el que clamaba por la justicia, él estaba convencido de que el hombre hecho de barro escondía adentro un proyecto de la Trinidad, un proyecto de Dios: ‘mezcla de tierra y de cielo, proyecto humano divino, en cada hombre se hace rostro y su historia se hace pueblo’”.

Nosotros como Familia Grande amamos a nuestro pueblo, hacemos de las periferias espacios de abrigo, caminamos junto a los pobres, los ancianos y los enfermos, y creemos en que cada ser humano tiene la chispa de Dios en su corazón. Por eso decimos con fuerza que todos los argentinos están llamados a vivir con dignidad en nuestra Patria, libres de la esclavitud de las drogas y recuperamos del mensaje del obispo mártir que aquí descansa la urgencia por hacer valer los derechos humanos de nuestro pueblo argentino en este bendito suelo.

Todos estamos llamados: Estado y comunidades organizadas, con la “3 C” como tridente de vida (Capilla-Club-Colegio), trabajando tanto en prevención como en recuperación.

Frente al testimonio amoroso y comprometido hasta dar la vida de monseñor Angelelli, invocamos su protección y ayuda para asumir los desafíos de nuestro tiempo y nuestra realidad, elevando a lo más alto el derecho a vivir en un país libre de drogas.+

Para ver nota original: https://aica.org/noticia-hogares-de-cristo-lee-una-declaracion-ante-la-tumba-del-beato-martir-angelelli

Leer mas

Se firmó en Tucumán el Acta de Independencia de los jóvenes de la droga y una multitud colmó un teatro para escuchar al padre Pepe

Con la presencia del gobernador Osvaldo Jaldo, en la Casa Histórica representantes de varias provincias adhirieron a esta iniciativa de los Hogares de Cristo, centros de recuperación de adicciones creados por los curas villeros

La provincia de Tucumán aceptó sumarse a la iniciativa del padre “Pepe” Di Paola para declarar la independencia y la libertad de la esclavitud de los jóvenes de las drogas. El evento, realizado este viernes en la Casa Histórica, contó con la participación del gobernador Osvaldo Jaldo, quien firmó el acta de adhesión a “Ni un pibe menos por la droga” en el marco de la peregrinación que realiza por todo el país.

“Hoy nos acompañaron autoridades institucionales y no institucionales de otras provincias que han firmado el acta para redoblar los esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico y el narcomenudeo y así, atender la problemática de los jóvenes; tratar de no perder más chicos por culpa de la droga, estar a la par de ellos con los Hogares de Cristo y las organizaciones intermedias”, dijo Jaldo remarcar el trabajo que viene haciendo “Pepe” en distintas comunidades argentinas desde hace casi 15 años.

Estuvieron presentes la diputada nacional Rossana Chahla; la ministra de Gobierno y Justicia, Carolina Vargas Aignasse; el ministro fiscal, Edmundo Jiménez; representantes de otras provincias, jóvenes en recuperación de las adicciones, vecinos, sacerdotes y autoridades eclesiásticas.

“Quienes tenemos obligaciones institucionales, tenemos que estar al frente con convencimiento. Por eso, por primera vez en la historia, Tucumán está estableciendo una Ley de Narcomenudeo ya que el narcotráfico es de jurisdicción federal. Sin embargo, como autoridades no podemos mirar para otro lado y negar que hay barrios y ciudades del interior donde se comercializan sustancias tóxicas y nadie se hace cargo”, admitió Jaldo.

La enseñanza que deja el Padre “Pepe” con su experiencia, dijo Jaldo, es que nos tenemos que involucrar todos. “Quienes tenemos responsabilidad institucional estamos trabajando, pero no es suficiente por eso están las organizaciones intermedias. Y por eso cada tucumano también tiene que poner un granito de arena para que este flagelo disminuya en la provincia”.

El Padre Pepe agradeció que varias provincias se adhirieran a este lema. “Hasta la Cámara de Senadores lo declaró de interés y eso significa el compromiso de una Argentina en la que que no tiene que haber chicos que caigan por culpa de la droga”, sostuvo el cura.

Asimismo, remarcó que hace falta tomar conciencia. “Hoy los representantes le dieron lugar en su agenda, pero falta que sea parte de la agenda de todos los argentinos. Ni un pibe menos por la droga es un lema que elegimos porque hay que involucrar a todos: a la persona que vive en un barrio, a quienes están en la política, a los que están en el servicio penitenciario, a todos”, afirmó “Pepe”.

Y continuó: “Este lema es un desafío a ser creativo, a decir tengo tiempo y capacidad para hacer algo desde una escuela, un club, una capilla, porque hay muchos espacios que podemos reformular, potenciar y crear espacios de prevención”.

Luego de que hablaran las autoridades provinciales y el padre “Pepe”, tomó la palabra Nelson, un joven recuperado de las adicciones, que brindó un testimonio esperanzador. “Agradezco la bienvenida que me dieron en Tucumán. Vengo de Buenos Aires, donde está el Hogar de Cristo, y lo que empezó allá se ha vuelto cada vez más grande. Nosotros estamos orgullosos de que esta provincia apoye esta causa. No es solo nuestra: es de cada pibe que está en la calle consumiendo o que ha sido lastimado por la vida. Es imprescindible que esto se haga público porque solos no podemos. El Hogar de Cristo y otras organizaciones siempre nos pueden ayudar. A mí me devolvieron la vida”, contó.

“Nosotros, representantes de la nación y provincias de la Argentina, presentes en la Casa Histórica de Tucumán, adherimos a la consigna de la Federación de Hogares de Cristo, presidida por el Padre José María Di Paola “Ni un pibe ni una piba menos por la droga”. En este ámbito histórico donde se declaró la independencia de nuestra República, decidimos trabajar mancomunados por la libertad e independencia de los jóvenes esclavizados por el consumo problemático de adicciones en situaciones de vulnerabilidad. Desarrollando nuestro trabajo en toda nuestra Patria”

El acta fue firmada por representantes de diferentes provincias: por Formosa, el vicegobernador, Eber Wilson Solis; el ministro de Justicia, Seguridad y Trabajo, Jorge González. Por Chaco, el ministro de Gobierno y Trabajo, Juan Manuel Chapo. Por Santa Fe, el ministro de Desarrollo Social, Danilo Capitani. Por Córdoba, la diputada nacional Natalia de la Sota. Por Santiago del Estero, la presidenta provisional de la legislatura, la diputada Norma Abdala de Matarazzo; la subsecretaria de Niñez, Claudia Juárez. Por Buenos Aires, el subsecretario de Fortalecimiento Personal, Familiar y Comunitario, Mauricio Giraudo. Por Corrientes, el secretario de Derechos Humanos, Manuel Cuevas. Por La Pampa, el subsecretario de Culto, Ramón Alberto Gómez. Por Tucumán, además de Jaldo, el secretario de Relaciones de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, Rolando Argañaraz. También rubricó el director del Consejo Federal de Cultura de la Nación, Gustavo Romero.

Una multitud también se hizo presente en el Teatro Mercedes Sosa

Este jueves, cientos de personas se acercaron hasta el teatro Mercedes Sosa para ver y disfrutar de la charla que brindó el padre José María “Pepe” Di Paola, en el marco de la peregrinación nacional bajo el lema “Ni un pibe menos por la droga”.

Del evento, que estuvo a cargo del Ministerio Público Fiscal, no solo participó el gobernador Jaldo sino también representantes de los tres poderes del Estado provincial.

El padre “Pepe” tuvo una alocución de unos 35 minutos donde contó la experiencia de lo que significan los Hogares de Cristo y brindó detalles de las políticas fueron implementando a medida que las necesidades de los jóvenes iban surgiendo. Recordó que esta iniciativa nació en marzo de 2008, con el lavado de pies que hizo el entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy convertido en el Papa Francisco.

En su exposición remarcó que fueron aprendiendo de la problemática de las drogas con la práctica e hincapié en dos puntos claves de su trabajo: el abordaje integral, donde se le brinda una atención médica y psicológica a los jóvenes; y el abordaje territorial, ya que el ámbito de recuperación se hace dentro del barrio donde vive el adicto. “Eso es algo que ayuda muchísimo para que no vaya perdiendo lazos familiares”, destacó.

Cuando Jaldo tomó la palabra, le agradeció al padre Pepe su presencia en Tucumán y destacó: “Los que ocupamos cargos institucionales tenemos la obligación de tomar medidas y atender la problemática en todo sus ámbitos”.

Luego, en rueda de prensa, el representante de los curas villeros reflexionó: “Estamos en la caravana de la Virgen de Luján recorriendo todo el país y lo que queremos transmitir es la esperanza. Por eso, elegimos el lema Ni un pibe menos por la droga, que significa que todos podemos hacer algo. Queremos despertar conciencia en la sociedad, en el mundo de la política, en el mundo de la Justicia y en todos lados como en el mundo de la comunicación. Debemos darnos cuenta que si este tema no lo abordamos entre todos no va a tener solución”.

Para ver nota original: https://www.infobae.com/sociedad/2022/11/12/se-firmo-en-tucuman-el-acta-de-independencia-de-los-jovenes-de-la-droga-y-una-multitud-colmo-un-teatro-para-escuchar-al-padre-pepe/

Leer mas

De la mano de la Iglesia, Argentina firma su compromiso de independencia a las drogas

Los Hogares de Cristo, entidad eclesial que trabaja en la prevención y recuperación de las adicciones, peregrinan por la Argentina. En su paso por Tucumán, firmaron un acta compromiso de independencia a la esclavitud de las drogas.

En el marco de la peregrinación con motivo del 15° aniversario de la Familia Grande Hogar de Cristo, que recorre las diócesis argentinas con la imagen de la Virgen de Luján bendecida por el Papa, la delegación llegó a Tucumán.

Allí, el P. José María “Pepe” Di Paola, referente de la pastoral villera y presidente de la Federación Familia Grande Hogar de Cristo, fue recibido por autoridades de varias provincias, representantes locales de la lucha contra las adicciones, y personas de buena voluntad.

En la Casa Histórica de Tucumán, donde en 1816 se declaró la independencia argentina, los presentes firmaron el Acta “Compromiso por la independencia de la esclavitud de las drogas”.

Este acto simbólico fue convocado por la Familia Grande Hogar de Cristo, Cáritas Argentina y la Unión de Clubes Parroquiales.

Al realizar este signo, y agradeciendo la presencia de los referentes de las provincias, el P. Di Paola expresó: “Es en este lugar que nos comprometemos a trabajar por la liberación de tantos chicos que están en la situación de consumo. Pensamos que la droga hace mal, que la droga es un obstáculo en la felicidad del pueblo argentino”.

“A través de este recorrido vamos transmitiendo la esperanza para muchos diciendo ‘es posible’”, aseguró.

El lema #NiUnPibeMenosPorLaDroga, afirmó el sacerdote, “une a los argentinos detrás de un objetivo e invita a que todos hagamos algo. Nadie está ajeno en esto”, y llamó a “repensar muchas cosas para poder hacer mejor y más fácil la vida de los pibes y de las pibas”.

En el marco de la visita a la Arquidiócesis de Tucumán, miles de personas asistieron a un acto en el Teatro Mercedes Sosa, donde el P. Di Paola ofreció una charla en la que relató la historia de la institución, iniciada en 2008 por el entonces arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge Mario Bergoglio, hoy Papa Francisco.

Los Hogares de Cristo realizan un abordaje integral de las adicciones, para lograr “reconstruir” el mundo de cada joven. Es una causa nacional que “no admite grietas”, afirmó el sacerdote, porque incluye a todos los argentinos.

Además, resaltó la importancia de las “tres C”: Capilla, Club y Colegio, para trabajar en la prevención; y de los Centros Barriales, para la atención de quienes cayeron en las adicciones.

También planteó la necesidad de un grupo de acompañamiento en las cárceles, para que los detenidos tengan un lugar de recuperación.

La peregrinación continúa. En los próximos días visitará las Diócesis de Catamarca, Santiago del Estero y Añatuya, para luego recorrer Córdoba, La Rioja, San Juan, Mendoza y San Luis.

En diciembre, visitará Río Cuarto, en Córdoba, el santuario de la Virgen del Rosario de San Nicolás, en la provincia de Buenos Aires; y la arquidiócesis de Rosario, Santa Fe. Luego viajará a la región Sur-Patagonia.

Para ver nota original: https://www.aciprensa.com/noticias/de-la-mano-de-la-iglesia-argentina-firma-su-compromiso-de-independencia-a-las-drogas-92823

Leer mas

Una granja de recuperación de adicciones para mamás con sus hijos

Pertenece al Hogar de Cristo. Es una de las pocas instituciones en el país que reciben con sus niños a mujeres que consumen sustancias y les permiten maternar.

Como mamá me puse una meta: que mi hijo no viva lo que yo viví, que mi hijo no me vea a mí ni a mis hermanos drogándonos. Quiero que mi hijo tenga una vida sana, que viva en un ambiente lindo, no donde haya droga o personas que se droguen”. Ese es el deseo de Guadalupe (19), oriunda de la provincia de Buenos Aires, que llegó hace pocos días a Córdoba con su hijo Tobías (1) para ingresar a la granja Virgen de Lourdes para la recuperación de adicciones. La granja de barrio Mirizzi, al sur de la Capital, una de las pocas en el país que recibe a mujeres con sus hijos, pertenece al Espacio Puentes Cura Brochero del Hogar de Cristo, que a nivel nacional coordinan los “curas villeros” y, en Córdoba impulsa el padre Pablo Viola.

Guada y Tobi comparten ahora vida con Ayelén (26), mamá de Tiziano (7), una cordobesa también en recuperación y, con un equipo de profesionales y acompañantes que hacen de la casa una gran familia. El predio está acondicionado con 20 camas, una huerta, capilla y patio.

“Pasa mucho tiempo hasta que la mujer reconoce que está en consumo. No se la puede acompañar inmediatamente porque cuando es mamá tiene miedo a que le quiten a sus hijos, entre otras cosas que tiene miedo. La mujer sostiene hasta donde puede hasta que llega un punto que, como todas las adicciones, empieza a perder; a perder la pareja, el trabajo, la relación con sus padres y llega a ese deterioro en que alguien tiene que hacerse cargo de los hijos porque consume mucho, pasa muchas horas y pierde la noción del tiempo”, explica Flavia Angiono, coordinadora de la granja. El desafío, dice, es llegar a las mamás antes de la intervención de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) para que tengan la oportunidad de ser madres. “Queremos estar un paso previo, pero a veces el contexto impide que puedan maternar”, subraya.

EL PRIMER ESCALÓN

Cuando las mamás ingresan con sus hijos a la granja reciben atención psicológica y psicopedagógica, trabajan con las emociones, con espiritualidad y realizan actividad física. Las madres trabajan en la huerta.

“El niño también es el protagonista y por él se toman las decisiones. En el ‘espacio de infancia’ se busca escucharlos y reconocer sus necesidades. No miramos solo a la madre sino a ellos, los vemos en su singularidad porque también atraviesan un proceso de transformación”, explica la psicopedagoga Micaela Ortiz.

El primer mes de desintoxicación, las chicas permanecen en la granja sin salidas para evitar recaídas. Después comienzan las visitas de la familia y las salidas cuidadas.

Las mujeres, por su parte, tienen un doble reto: trabajar sobre ellas mismas y confrontar con su maternidad. “Se enfrentan con lo peor de ellas sin consumo. A medida que va pasando el tiempo empiezan a descubrir distintas facetas que estaban tapadas, esas relaciones que ya no quieren más. Empiezan a verse valiosas y a entender por qué han pasado por eso. El consumo te invisibiliza toda prioridad, te deja solo con tu nube y es un verdadero infierno porque no te podés hacer cargo de tu propia vida”, asegura Flavia.

VOLVER A SER

Ese caos en el que se convierte la vida cuando una mamá consume sustancias se observa al llegar a la granja: las hijas pequeñas, maternan. Saben cambiar pañales, hacer la mamadera o se despiertan cuando llora el bebé. “La hermanita infante se encarga absolutamente de todos los requerimientos de una mamá desde muy pequeña”, cuenta Angiono. Por eso, uno de los objetivos es ayudarlas a salir de ese rol para que sigan siendo niñas. “¿Cómo una pequeña de 4 años puede saber desde tan chiquita cómo se hace una mamadera para que su hermanito sobreviva cuando su mamá está en pleno consumo?”, se pregunta Flavia.

La mayoría llega a la granja con una imagen de familia nula o disfuncional. Por eso, el Hogar de Cristo pone énfasis en compartir la mesa y la comida, en hablar, como parte del proceso para sanar esas ausencias. Guadalupe, por ejemplo, admite que “no sabía vivir en familia”.

“Siempre hay un dolor base que acompaña y que nunca se ha hablado con nadie y este dolor fue surcando hasta llegar al consumo. La problemática no es el consumo en sí; es todo lo que pasó y se tapó con consumo”, dice Angiono. Abusos, abortos, violaciones, prostitución. “Nunca es la vulnerabilidad económica, hay un montón de cosas que sucedieron. La prostitución te da dinero. Y para soportar ese flagelo tenés que consumir y empezás a consumir para poder trabajar más y es un círculo vicioso que no se termina y eso te lleva a la indignidad absoluta como mujer. Las chicas llegan rotas de verdad porque en la prostitución también han abusado de ellas y hay hijos producto de esos abusos o de ese laburo”, detalla Flavia.

Las mujeres suelen recibir poco acompañamiento. “Son muy discriminadas cuando aceptan que tienen problemas de consumo. Su familia las deja a un lado. Cuando un hombre entra a granja, lo acompaña la novia, la esposa, la madre o la abuela; a la mujer no. Es durísimo, pero es real”, acota Flavia.

“Los niños vienen más rotos que sus mamás: contención cero, maternidad cero, no hubo nada, ni nadie que los salvara”, agrega.

Pero la transformación ocurre en la granja y los pequeños mejoran rápidamente junto a sus madres. “Los niños tienen el derecho de venir a vivir en granja, tienen el derecho a este paréntesis en la vida de las mamás y sanan con ellos”, insiste.

Como dice Ayelén, residente en la granja, en ese espacio “la vida es hermosa”. “Me encontré con una familia de mujeres, con hábitos y conductas de una casa y con límites, cosa que yo desconocía”, confiesa.

EN PRIMERA PERSONA

Las chicas se levantan temprano, comparten el Evangelio y a las 9 ya trabajan en la huerta, luego hacen actividades, participan de talleres y tienen su espacio terapéutico.

Ayelén dice que las acompañantes de la granja ponen el cuerpo por y con ellas. “Se ponen en el lugar nuestro y nos contienen con mucho amor. Esta casa se trata de eso: del amor y la contención entre todas”, piensa.

Antes de llegar a Córdoba, Guadalupe hacía tratamiento ambulatorio para las adicciones, pero dice que no le servía. “Puedo hacer cosas que antes no podía, como disfrutar a mi hijo, despertar y ver su sonrisa. Ahora estoy descubriendo cada cosa que él hace. Es maravilloso ver cómo aprende”, apunta.

Ayelén llegó al espacio a sugerencia del sacerdote Viola, que la invitó a hacer un proceso profundo para descubrir de qué herida nacía el consumo. “Necesitaba llegar a la herida más dolorosa. Le dije que quería sanarme… salir de las drogas, recuperar a mi hijo, a mi familia, todo lo que perdí porque en realidad me perdí yo en el medio”, relata.

Para ver nota original: https://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/una-granja-de-recuperacion-de-adicciones-para-mamas-con-sus-hijos/

Leer mas

Los Hogares de Cristo obsequian una Estola al Papa Francisco

Mujeres guaraníes confeccionaron las estolas diseñadas por la Familia Grande Hogar de Cristo y eligieron coloridos aguayos que reflejan el espíritu festivo de las misas compartidas.

“¡Cuánto bien que hacen entre los pobres y abandonados! No son ideas abstractas sino amor concreto de madre”, fueron las palabras del papa Francisco al recibir de manos de monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo y secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), una estola regalo de la Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC), área de Adicciones de Cáritas Argentina.

Estas estolas fueron confeccionadas en Orán, noreste de la provincia de Salta, por mujeres guaraníes en el marco del Proyecto Ñande -que en guaraní significa “nosotros”-. Ellas recibieron un diseño realizado por el equipo de Arte de la FGHC y eligieron coloridos aguayos que reflejan el espíritu festivo que tanto las comunidades como los sacerdotes imprimen a las misas compartidas.

Las estolas llevan impresos dos mensajes que reflejan lo que se vive en los Hogares de Cristo: “la vida como viene” y “cuerpo a cuerpo”. También muestran una imagen de la Virgen de Luján, que está peregrinando desde el 7 de agosto por la Argentina, resaltando el gesto de la “maternal visita” de la Virgen a sus hijos que la quieren y la esperan.

Los primeros sacerdotes que recibieron su estola de regalo fueron quienes celebraron la misa el 4 de septiembre en el estadio Luna Park, en el marco del Lanzamiento Nacional de la Peregrinación de la Virgen de Luján 2022-2023.

Fue el mismo Papa, cuando era el arzobispo de Buenos Aires, quien en el año 2008 acompañó personalmente a los sacerdotes de villas y barrios populares en la fundación de los Hogares de Cristo, que cumplen 15 años de vida.

La Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) es una federación que agrupa los Centros Barriales (“los Hogares”) que tienen como finalidad dar respuesta integral a situaciones de vulnerabilidad social y al consumos problemáticos de sustancias psicoactivas, poniendo siempre en primer lugar a la persona y sus cualidades.+

Para ver nota original: https://aica.org/noticia-los-hogares-de-cristo-obsequian-una-estola-al-papa-francisco

Leer mas

Entrega de Estola de los Hogares de Cristo al Papa Francisco

De manos de monseñor Jorge Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo (Argentina) y secretario general del CELAM

l lunes 7 de noviembre de 2022 en el Vaticano, el Papa Francisco recibió de manos de monseñor Jorge Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo (Argentina) y secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), un regalo tan especial como artesanal: una estola que refleja la razón de ser de la Familia Grande Hogar de Cristo, área de Adicciones de Cáritas Argentina.

Al tomar la estola en sus manos a Francisco se le iluminó el rostro y dijo a padre obispo Lozano: «¡Cuánto bien que hacen entre los pobres y abandonados! No son ideas abstractas sino amor concreto de madre».

Estas estolas llegaron desde Pichanal, Orán, noreste de la provincia de Salta en Argentina, y fueron confeccionadas en el marco del Proyecto Ñande —en lengua guaraní significa “nosotros”— de Mujeres Guaraníes. Ellas recibieron un diseño para estas estolas doble faz realizado por el equipo de Arte de la FGHC. Las artesanas eligieron coloridos aguayos que reflejan el espíritu festivo que tanto las comunidades como los sacerdotes imprimen a las misas compartidas.

Las estolas llevan impresos dos mensajes textuales que reflejan qué se vive en los Hogares: “la vida como viene” y “cuerpo a cuerpo”. Y, por supuesto, una imagen de la Virgen de Luján que es la que está peregrinando desde el 7 de agosto de este año y hasta marzo del 2023 por los Hogares de Cristo que funcionan en Argentina resaltando el gesto de la “maternal visita” de la Virgen a sus hijos que la quieren y la esperan.

Los primeros sacerdotes que recibieron su estola de regalo fueron los que celebraron la misa el 4 de septiembre de 2022 en el estadio Luna Park, en el marco del Lanzamiento Nacional de la Peregrinación de la Virgen de Luján 2022-2023.
En marzo del 2023 habrá grandes festejos en Luján: los 15 años de vida de los Hogares y los 10 años del pontificado de Francisco. Fue el mismo Papa, cuando era el arzobispo de Buenos Aires, quien en el año 2008 acompañó personalmente a los sacerdotes de villas y barrios populares en la fundación de los Hogares de Cristo.

La Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) es una federación que agrupa los Centros Barriales (“los Hogares”) que tienen como finalidad dar respuesta integral a situaciones de vulnerabilidad social y/o consumos problemáticos de sustancias psicoactivas, poniendo siempre en primer lugar a la persona y sus cualidades.

¡Gracias, querido padre Jorge Lozano!

¡Gracias, querido Papa Francisco!

Para ver nota original: https://www.exaudi.org/es/entrega-de-estola-de-los-hogares-de-cristo-al-papa-francisco/

Leer mas

Los Hogares de Cristo confeccionan una estola para el Papa Francisco

Mujeres guaraníes confeccionaron las estolas diseñadas por la Familia Grande Hogar de Cristo, con dos mensajes que reflejan lo que viven: “la vida como viene” y “cuerpo a cuerpo”. También incluyen una imagen de la Virgen de Luján, y coloridos aguayos.

“¡Cuánto bien que hacen entre los pobres y abandonados! No son ideas abstractas sino amor concreto de madre”, fueron las palabras del papa Francisco al recibir de manos de monseñor Jorge Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo y secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), una estola regalo de la Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC), área de Adicciones de Cáritas Argentina.

Estas estolas fueron confeccionadas en Orán, noreste de la provincia de Salta, por mujeres guaraníes en el marco del Proyecto Ñande -que en guaraní significa “nosotros”-. Ellas recibieron un diseño realizado por el equipo de Arte de la FGHC y eligieron coloridos aguayos que reflejan el espíritu festivo que tanto las comunidades como los sacerdotes imprimen a las misas compartidas.

Las estolas llevan impresos dos mensajes que reflejan lo que se vive en los Hogares de Cristo: “la vida como viene” y “cuerpo a cuerpo”. También muestran una imagen de la Virgen de Luján, que está peregrinando desde el 7 de agosto por la Argentina, resaltando el gesto de la “maternal visita” de la Virgen a sus hijos que la quieren y la esperan.

Los primeros sacerdotes que recibieron su estola de regalo fueron quienes celebraron la misa el 4 de septiembre en el estadio Luna Park, en el marco del Lanzamiento Nacional de la Peregrinación de la Virgen de Luján 2022-2023.

Fue el mismo Papa, cuando era el arzobispo de Buenos Aires, quien en el año 2008 acompañó personalmente a los sacerdotes de villas y barrios populares en la fundación de los Hogares de Cristo, que cumplen 15 años de vida.

La Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) es una federación que agrupa los Centros Barriales (“los Hogares”) que tienen como finalidad dar respuesta integral a situaciones de vulnerabilidad social y al consumos problemáticos de sustancias psicoactivas, poniendo siempre en primer lugar a la persona y sus cualidades.

Para ver nota original: https://www.valoresreligiosos.com.ar/Noticias/los-hogares-de-cristo-confeccionan-una-estola-para-el-papa-francisco-23945

Leer mas

A Francisco se le iluminó el rostro al recibir un regalo muy especial procedente de Argentina

El papa Francisco recibió de manos de monseñor Jorge Lozano una estola que refleja la razón de ser de la Familia Grande Hogar de Cristo, área de Adicciones de Cáritas Argentina.
Al tomarla en sus manos a Francisco se le iluminó el rostro y dijo a padre obispo Lozano: “¡Cuánto bien que hacen entre los pobres y abandonados! No son ideas abstractas sino amor concreto de madre”.
Estas estolas llegaron desde Pichanal, Orán, noreste de la provincia de Salta en Argentina, y fueron confeccionadas en el marco del Proyecto Ñande de Mujeres Guaraníes.
La Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) es una federación que agrupa los Centros Barriales (“los Hogares”) con la finalidad dar respuesta integral a situaciones de vulnerabilidad social y/o consumos problemáticos de sustancias psicoactivas, poniendo siempre en primer lugar a la persona y sus cualidades

08.11.2022

El lunes 7 de noviembre de 2022 en el Vaticano, el Papa Francisco recibió de manos de monseñor Jorge Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo (Argentina) y secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), un regalo tan especial como artesanal: una estola que refleja la razón de ser de la Familia Grande Hogar de Cristo, área de Adicciones de Cáritas Argentina.

Al tomar la estola en sus manos a Francisco se le iluminó el rostro y dijo a padre obispo Lozano: “¡Cuánto bien que hacen entre los pobres y abandonados! No son ideas abstractas sino amor concreto de madre”.

Estas estolas llegaron desde Pichanal, Orán, noreste de la provincia de Salta en Argentina, y fueron confeccionadas en el marco del Proyecto Ñande —en lengua guaraní significa “nosotros”— de Mujeres Guaraníes. Ellas recibieron un diseño para estas estolas doble faz realizado por el equipo de Arte de la FGHC. Las artesanas eligieron coloridos aguayos que reflejan el espíritu festivo que tanto las comunidades como los sacerdotes imprimen a las misas compartidas.

Las estolas llevan impresos dos mensajes textuales que reflejan qué se vive en los Hogares: “la vida como viene” y “cuerpo a cuerpo”. Y, por supuesto, una imagen de la Virgen de Luján que es la que está peregrinando desde el 7 de agosto de este año y hasta marzo del 2023 por los Hogares de Cristo que funcionan en Argentina resaltando el gesto de la “maternal visita” de la Virgen a sus hijos que la quieren y la esperan.

Los primeros sacerdotes que recibieron su estola de regalo fueron los que celebraron la misa el 4 de septiembre de 2022 en el estadio Luna Park, en el marco del Lanzamiento Nacional de la Peregrinación de la Virgen de Luján 2022-2023.

En marzo del 2023 habrá grandes festejos en Luján: los 15 años de vida de los Hogares y los 10 años del pontificado de Francisco. Fue el mismo Papa, cuando era el arzobispo de Buenos Aires, quien en el año 2008 acompañó personalmente a los sacerdotes de villas y barrios populares en la fundación de los Hogares de Cristo.

La Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) es una federación que agrupa los Centros Barriales (“los Hogares”) que tienen como finalidad dar respuesta integral a situaciones de vulnerabilidad social y/o consumos problemáticos de sustancias psicoactivas, poniendo siempre en primer lugar a la persona y sus cualidades.

¡Gracias, querido padre Jorge Lozano!

¡Gracias, querido Papa Francisco!

Para ver nota original: https://www.religiondigital.org/america/Francisco-ilumino-rostro-recibir-especial_0_2503849603.html

Leer mas

La Peregrinación de la Virgen de Luján por los Hogares de Cristo de Argentina estuvo en Itatí-Corrientes

“#NiUnPibeMenosPorLaDrogaes prevención y también recuperacióncuando algunos se animan y organizan para ayudar a los que están caídos” José María “Pepe” Di Paola

El pasado fin de semana del 22 y 23 de octubre la Virgen de Luján, en su Peregrinación Agosto 2022-Marzo 2023 por los Hogares de Cristo de la Argentina, visitó Itatí, su santuario tan querido en la provincia de Corrientes. Procesión, Encuentro con medios de comunicación, Misa, Festival, Misión y Caminata por la vera de río Paraná.

En diálogo con los medios de comunicación locales

Pablo Vidal, coordinador de la Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) y del área de Desarrollo Humano Integral de Cáritas Argentina:“¿Qué estamos haciendo en Itatí? Es un encuentro hermoso entre dos Virgencitas. Nosotros trajimos a la Virgencita de Luján, patrona de la Patria, a encontrarse con la Virgencita de Itatí, lo que para nosotros es un festejo que se da por los 15 años del nacimiento de la Familia Grande del Hogar de Cristo y los 10 años del pontificado del Papa Francisco que se cumplirán en marzo del 2023. Vamos de visita a los grandes santuarios marianos de nuestra Patria, pidiéndole a la Virgen por #NiUnPibeMenosPorLaDroga. Esta peregrinación empezó el 7 de agosto de este año desde San Cayetano de Liniers, recorrimos las villas y barrios de la capital y el conurbano en la Región Buenos Aires. El de 3 de octubre salimos desde Luján con un micro —con la mano enorme que nos dio Cáritas Nacional— con misioneros y misioneras. Lo más lindo que tienen ellos es que más del 90% eran personas que estaban en consumo y en la calle. 
Y hoy, con su propio testimonio llevan una esperanza por las distintas ciudades. En este grupo hay gente de capital, de Ciudad Oculta, de La Matanza, de Paraná, de Reconquista, y gente que se va sumando y así recambiando los misioneros. Desde que salimos de Luján ya pasamos por la ciudad de Gualeguaychú, Concordia, Paraná, Santa Fe, Reconquista, y en Resistencia (Chaco). Y ahora muy felices de estar acá en Itatí, en Corrientes. Con nuestros misioneros no tenemos un plan cerrado sino que nos ponemos al servicio de las comunidades locales y vemos los lugares de misión con los misioneros locales que nos van guiando por dónde pasar, a qué familias visitar, por qué calles ir llevando a la Virgencita de Luján. Estamos felices, conmovidos, y me siento un privilegiado total de ser testigo de lo que estamos viviendo en el camino”.
Padre José María “Pepe” Di Paola, presidente de la Federación Familia Grande Hogar de Cristo: “Venimos desde el mes de agosto recorriendo Capital y Gran Buenos Aires. Después de la Peregrinación Juvenil a Luján empezamos con el interior del país —en Entre Ríos estuvimos en Gualeguaychú, Concordia, Paraná— visitando los Centros Barriales que tenemos e invitando a que la sociedad en general y la Iglesia se sumen a esta campaña #NiUnPibeMenosPorLaDroga ya que atañe a la prevención que se hace en capillas, parroquias, y también a la recuperación donde algunos se animan a organizarse y ayudar a los que están caídos. En esto la gente se va involucrando: después de Entre Ríos pasamos Santa Fe, Reconquista, Resistencia y tuvimos una bienvenida extraordinaria en Corrientes capital con una misa multitudinaria, con esa fuerza religiosa que tienen los correntinos y que la transmitieron a los chicos que están muy contentos. Y estar en Itatí es un alegrón porque era uno de los objetivos. Los pibes que vienen peregrinando en el micro están contentos y felices, transmiten alegría y son, además, muy divertidos. Su espiritualidad es muy grande. Estamos compartiendo estos días con las comunidades de los Hogares en el NEA. Itatí representa la religiosidad del pueblo que ayuda a cada uno de los chicos a recuperarse. En los chicos que se recuperan se ve una actitud religiosa mucho más fuerte que en cualquier otro. Lo comprobamos con el padre Mario de Corrientes y el padre Franco de Formosa con quienes celebramos la misa en Corrientes capital. Creemos que cuando llegan a los santuarios marianos esa espiritualidad se profundiza”.

LA PERE EN ITATÍ EN IMÁGENES

La salida fue el sábado 22 de octubre, bien tempranito, con mate y tortas fritas como desayuno, desde la sede de la Secretaría de Deportes en la capital correntina. Antes de subir al micro, los misioneros ordenaron el equipaje y se acomodaron las imágenes religiosas que dan savia a la fe de esta peregrinación: La Virgen de Luján y la Cruz de Cristo. Se sumó en este tramo del viaje el folklorista tucumano Facundo Marlía, muy querido por la Familia Grande, en la imagen junto al padre pepe Di Paola, justo antes de salir para Itatí.

La llegada a Itatí fue muy emocionante porque se iban sumando las comunidades locales mientras que los misioneros del micro preparaban la caravana con sus banderas y carteles. En la foto se ve a María Elena Acosta, una de las coordinadoras nacionales de la FGHC, preparando a la Virgencita de Luján para esta parte del viaje. Y en la siguiente imagen se ven la viceintendenta de Itatí, Any Leiva; Myrna Alcaraz, delegada para la pastoral de Adicciones por el arzobispado de Corrientes; el padre Pepe junto a misioneros del Hogar.

AUDIO Y TEXTO HOMILÍA ANDRÉS STANOVNIK, arzobispo de Corrientes, Argentina, con ocasión de la visita de los Hogares de CristoItatí, 22 de octubre de 2022Muchas gracias, padre Porfirio, rector de este santuario, por las palabras de bienvenida que nos dio a todos de entrada. Gracias por la presencia de los sacerdotes que nos acompañan: el padre Hugo, el padre pepe Di Paola, el padre Daniel, el padre Mario.Y muy queridos todos ustedes, queridos Peregrinos de los Hogares de Cristo a la Casa de María de Itatí, nuestra Madre. A ustedes, que vienen peregrinando por todo el país, llevando como lema #NiUnPibeMenosPorLaDroga, que organiza la Familia Grande Hogar de Cristo, Cáritas Argentina y la Unión de Clubes Parroquiales, a los que se sumaron hoy a los Hogares de Cristo del NEA, y a los peregrinos y devotos de la nuestra Tierna Madre de Itatí, siéntase todos como en su casa.
Fíjense qué interesante. Junto a la Virgen de Luján y la Cruz de Cristo, nos encontramos en Corrientes, con los dos símbolos de la primera evangelización en estas tierras: la Cruz de los Milagros y la Virgen de Itatí. Siempre estamos con la cruz y con la Virgen. Como podemos ver, la Cruz de Cristo y la Virgen nos unen, nos cuidan y nos llevan allí donde están los hermanos y hermanas amenazados por el desamor y el abandono, ¿para qué? Para mostrarles que hay una llave para abrir la puerta y encontrar un hogar. La Cruz de Cristo es la llave que abre esa puerta y la Virgen es la que nos anima a que no tengamos miedo de abrirla. Del otro lado —y lo saben bien ustedes— hay vida, encuentro y esperanza para todos.Gracias a Cristo y a la Virgen sabemos que Dios está más cerca del pobre y del humilde. De eso no cabe ninguna duda. Así lo hemos escuchado en la Palabra de Dios que acabamos de proclamar. En la primera lectura del libro del Eclesiástico, nos alegramos de saber que Dios está de parte del pobre, del oprimido, del huérfano y de la viuda, como lo oímos recién. Fíjense que este mensaje tiene más de dos mil años y recoge la sabiduría anterior a Cristo, varios siglos anterior a Él. Cómo nos cuesta terminar de entender esto. Dios no hace distinción de personas, y no se consuela hasta que la súplica del humilde llegue a su destino. Esto lo escuchamos en la primera lectura. Así es el Dios cristiano, el Dios que nos reveló Jesús.Por eso, luego en el Evangelio, Jesús se dirige a los que se creían mejores que los otros y por eso despreciaban a los demás. A propósito, les relata la parábola del fariseo y del recaudador de impuestos que fueron a orar al templo. Los dos eran personas religiosas. El primero le hacía saber a Dios que era mejor que los demás, porque cumplía con lo que le pedía su religión. El otro, en cambio, pedía a Dios que se apiade de él y le perdone sus pecados. La conclusión de Jesús es contundente, el que salió justificado, el que salió limpio, el que salió en paz, el que salió lavado y consolado fue el despreciado por la sociedad de su tiempo. Definitivamente, Dios está de parte del pobre y el humilde que suplica y se confía a Él.Como podemos ver, la lógica del Evangelio no es la lógica mundana de los que se creen mejores que los demás, de los que se creen que tienen toda la verdad. Un creyente que se cree que tiene toda la verdad se siente mejor que los demás y ahí perdió todo. Se excluyó absolutamente. Se quedó solo.  El Dios que nos revela Jesús es sensible a los que sienten necesidad de contención, a los que no se conforman con satisfacciones pasajeras y engañosas, aun aquellos que después de haber caído víctimas en las redes de los que trafican con sus anhelos de bienestar, ofreciéndoles —como sabemos— mercancía tramposa que les promete la felicidad a corto plazo. Por eso, benditos los pies de los mensajeros de la buena noticia que nos trae Jesús, benditos ustedes, misioneros, gracias por haber venido hasta acá. Mensajeros que dejan todo para acercarse a aquellos y aquellas, que solos no pueden salir de las trampas que les tienden los mercaderes de vidas humanas que existieron en todos los tiempos, también en los nuestros.Por eso, gracias, Peregrinos de los Hogares de Cristo por haberlo dejado todo y haber venido hasta aquí, no como turistas, sino como misioneros de a pie, anunciando casa por casa que es posible otro modo de vivir, más pleno, más alegre, más inclusivo, en el que nadie quede al margen ni afuera de ese hogar grande que nos ofrece Jesús, y en el que María es la Madre que nos hace descubrir y sentir que todos somos hijos y todos hermanos.Y a los devotos y peregrinos de este pueblo de la Virgen, y a los que han venido hoy ocasionalmente a este santuario mariano para expresar su gratitud y a volcar en las manos de la Virgen sus preocupaciones y su súplica, les deseamos un sereno y profundo encuentro con Jesús. Que ese encuentro renueve sus corazones y nos dé a todos un nuevo impulso para ser hombres y mujeres que siempre y en cualquier circunstancia eligen el camino de la fraternidad y de la paz. Que así sea.†Andrés Stanovnik OFM CapArzobispo de Corrientes

Para ver publicación extendida: LINK

Contactos de Prensa
Familia Grande Hogar de Cristo – Virginia Bonard: +54 9 11 5 934 1461

Leer mas

Padre Olivero: “Hay un crecimiento en el consumo de drogas, sin dudas; es como cuando estás con tu hijo y crece, y no te das cuenta”

Charly Olivero tiene una amplia trayectoria en la misión comunitaria que llevan adelante los curas villeros en la provincia de Buenos Aires para recuperar a personas con problemas de adicción. Actualmente su labor está concentrada en Villa Palito, en el partido de La Matanza.

El padre Charly Olivero visitó San Luis y en el inicio de la semana brindó una charla en el Colegio Don Bosco. Bajo el lema “Ni uno menos por las drogas” habló del abordaje comunitario de las adicciones, y transmitió la propuesta y la importancia “de mirar a las personas más rotas de la sociedad”.

En una entrevista con el programa La Mañana de Dimensión que conduce Nino Romero reflexionó sobre uno de los males más crecientes que padecen las comunidades. “Lo peor que puede hacer una sociedad es quedarse callada ante todos los problemas que hay. A veces por la razón que sea no hablan, se esconden y las cosas se ponen peor”, comenzó analizando el cura que trabaja en Villa Palito, en la provincia de Buenos Aires.

“Tenemos la impresión de que en los últimos años hubo un incremento, sin dudas. Es como cuando estás con tu hijo y crece, y no te das cuenta, algo así. No hay estadísticas de personas que consumen, pero sí de personas que entran en tratamiento. Por esto la impresión que tenemos es que fue creciendo este problema”, aseguró. Junto a otros curas villeros y laicos le tocó fundar el primer Hogar de Cristo. El corazón de estos lugares son las villas y barrios populares. Desde una construcción territorial se aborda la contención de quienes padecen el flagelo de las drogas.

“Nosotros nos metimos en este tema, porque a los chicos que teníamos en catequesis los veíamos parados en la esquina consumiendo o haciendo una macana. Entonces empezamos a acompañar, nos pusimos a estudiar, y fuimos avanzando con distintas respuestas”, contó.

Su presencia en San Luis tiene vinculación con el único Hogar de Cristo que funciona desde hace pocos meses en la Capilla Nuestra Señoras de las Gracias, en el Barrio Sargento Cabral. Allí, poco a poco crece una respuesta muy necesaria para los barrios puntanos.

Consideró que es necesario “tener espacios de recuperación para que pueda acceder cualquier persona, y se les ofrezca la posibilidad de estudiar y hacer deporte, diferentes actividades y espacios de pertenencia”.

“Si nos descuidamos, cuando vamos a intentar la recuperación ya tenemos que ir a buscar la pelota adentro del arco. Y no hay una causa única, cada persona tiene su historia y muchos padecimientos”, opinó.

Tuvo en cuenta que las personas que si llegan a un centro de contención es porque “están padeciendo un montón, como también su entorno familiar”.

“Muchas veces aparecen historias con heridas abandono, violencia, el consumo de sus padres, la falta de modelos, la poca educación y la falta de oportunidades. También la desesperación cuando tiene que trabajar y no lo encuentra. Cuántas personas conocemos que se quedaron sin trabajo, que se frustraron mucho y empezaron a tomar alcohol en ese contexto”, añadió.

También se refirió a la situación económica y las consecuencias: “Las crisis siempre traen las rupturas de las sociedades, la desintegración. Se rompen familias que no aguantan la presión y aparecen escenas de consumo, de violencia, y tal vez por la falta de recursos los chicos no se sienten contenidos y se van de sus hogares”.

Y completó: “Eso no se recupera con la balanza económica, va deteriorando el tejido social y eso hay que ponerle mucho el cuerpo para que se vaya recuperando y ordenando. No es que después damos un bono y ya está solucionado”.

A la provincia, Olivero trajo su modo comunitario para intervenir en la prevención de drogas: “Para mí es muy coherente con la misión de la Iglesia; hacer comunidad, cuidar a los más rotos, acompañar, perdonar tener paciencia. Son las cosas que nacen naturalmente del Evangelio y eso lo pueden hacer todas las comunidades cristianas, la parroquia, el colegio”.

Dijo que la propuesta es a las comunidades: “Que empiecen a mirar a las personas más rotas de sus de sus barrios, que no es otro, es uno de nosotros, porque dejarlo en el olvido, es muy caro para el resto de las personas, para todos, porque en definitiva estamos todos en el mismo barco”.

“Hay veces que nos horrorizamos de algunas escenas, pero no hicimos nada cuando tuvimos la oportunidad. Predicamos que la Iglesia no es el lugar donde la gente va a rezar solamente, también es dónde se organiza la comunidad, donde se da un marco para el amor al prójimo, eficaz y organizado”, dijo al final.

Para ver nota original: https://elchorrillero.com/nota/2022/11/01/356306-padre-olivero-hay-un-crecimiento-en-el-consumo-de-drogas-sin-dudas-es-como-cuando-estas-con-tu-hijo-y-crece-y-no-te-das-cuenta/amp/

Leer mas

La peregrinación nacional de los curas villeros contra la droga pasó por Corrientes: multitudinaria misa y caminata por la vera del Paraná

Bajo el lema “Ni un pibe menos por la droga”, recorre el país junto a jóvenes recuperados de las adicciones. El viaje continuará por Formosa y culminará en marzo de 2023. La iniciativa es del padre Pepe Di Paola, fundador de los Hogares de Cristo, que dan contención a las víctimas de este flagelo

La peregrinación “Ni un pibe menos por la droga”, organizada por los curas villeros, recorrerá todo el país durante seis meses en una larga marcha que culminará en marzo de 2023. El pasado fin de semana, los peregrinos arribaron a la ciudad de Itatí, en Corrientes, donde celebraron una multitudinaria misa, organizaron un festival y participaron de una caminata por la vera del río Paraná.

La procesión religiosa había partido el 7 de agosto desde el Santuario de San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers. Tras recorrer villas y barrios de emergencia de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, el 3 de octubre un nutrido grupo de misioneros partió en micro desde la Basílica de Luján para llevar su mensaje de fe y esperanza a todo el país.

Luego de visitar las ciudades entrerrianas de Gualeguaychú, Concordia y Paraná estuvieron en Santa Fe capital y Reconquista. Y antes de llegar a Corrientes pasaron por la ciudad de Resistencia, en Chaco.

Pablo Vidal, coordinador de la Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) y del área de Desarrollo Humano Integral de Cáritas Argentina, contó que en Itatí sucedió “un encuentro hermoso” entre dos vírgenes. “Trajimos a la Virgen de Luján a encontrarse con la Virgen de Itatí”, señaló al referirse a las celebraciones que se están llevando adelante por los 15 años del nacimiento de la Familia Grande del Hogar de Cristo y los 10 años del pontificado del Papa Francisco, que se cumplirán en marzo.

Por su parte, el padre José María “Pepe” Di Paola, presidente de la Federación Familia Grande Hogar de Cristo, hizo hincapié en las tareas de prevención que vienen realizando para sacar a los jóvenes de la droga.

“Estamos compartiendo estos días con las comunidades de los hogares en el noreste argentino. Itatí representa la religiosidad del pueblo que ayuda a cada uno de los chicos a recuperarse. En los chicos que se recuperan se ve una actitud religiosa mucho más fuerte que en cualquier otro. Lo comprobamos con el padre Mario de Corrientes y el padre Franco de Formosa con quienes celebramos la misa en Corrientes capital. Creemos que cuando llegan a los santuarios marianos esa espiritualidad se profundiza”, enfatizó el padre Pepe.

La salida hacia Itatí se produjo el sábado 22 de octubre, bien temprano, con mate y tortas fritas como desayuno; desde la sede de la Secretaría de Deportes en la capital correntina.

Antes de subir al micro, los misioneros ordenaron el equipaje y se acomodaron las imágenes religiosas que dan savia a la fe de esta peregrinación: La Virgen de Luján y la Cruz de Cristo.

La llegada a Itatí fue muy emocionante debido a que se fueron sumando varias comunidades locales mientras que los misioneros del micro preparaban la caravana con sus banderas y carteles.

Los voluntarios de la Cáritas local esperaron a los peregrinos con sus insignias desplegadas a las puertas de la Basílica de Itatí. El desborde de alegría, música y redoblantes fue constante y compartido en el encuentro con los hermanos.

La misa central tuvo lugar el sábado por la tarde y fue presidida por monseñor Andrés Stanovnik. Luego, tanto los peregrinos, como los fieles y el público en general pudieron participar de un festival en el atrio de la Basílica. Mientras que el domingo, luego de misionar durante la mañana por el pueblo, toda la comunidad se sumó a una caminata por la vera del río Paraná.

Actualmente, el padre Pepe está al frente de los llamados Hogares de Cristo, una red que ya reúne a más de 150 centros barriales en todo el país y está unida en la Federación Familia Grande Hogar de Cristo.

La experiencia, que nació en la Villa 31 de Retiro, se fue replicando en otras localidades del interior. Esto se hizo siguiendo dos ejes, dijo el Padre Pepe: “Un abordaje territorial, dando respuesta en el lugar, no derivando a la persona sino trabajando en comunidad. Y el otro eje es la complejidad, entender que todos pueden aportar”.

“Cada año, los Hogares festejamos nuestro aniversario en marzo en Luján. La madre es en general la primera y la que más se preocupa cuando sus hijos son atrapados por las adicciones. Por eso queremos la presencia de la Madre, de la Virgen María para estos chicos”, explicó Di Paola, de la Pastoral Villera y párroco en el barrio La Cárcova, en José León Suárez.

La función de los hogares de Cristo es “recibir al que no tiene lugar, compartir la mesa, vivir en comunidad, caminar juntos, recibir al chico o chica que viene con una mochila muy pesada, y a su familia, y ayudarlo a ponerse de pie”.

“María nos visita y nos abraza” es otro lema de la peregrinación. Por eso, la réplica de la Virgen de Luján siempre está presente. La bandera con el lema de la peregrinación también. Allí se ven las fotos de algunos de los chicos que ya no están, esos que no se pudieron poner de pie. “La droga es una forma de esclavitud. En un país que se dice independiente, hay una esclavitud por la droga”, advirtió Di Paola.

La próxima parada de la peregrinación será en Formosa. En la página web de los Hogares de Cristo se puede seguir el mapa de ruta.

Para ver nota original: https://www.infobae.com/sociedad/2022/10/30/la-peregrinacion-nacional-de-los-curas-villeros-contra-la-droga-paso-por-corrientes-multitudinaria-misa-y-caminata-por-la-vera-del-parana/

Leer mas