Espiritualidad

Misericordia Preventiva

El jubileo de la misericordia nos invita a soñar
en una Parroquia en clave preventiva…

La pastoral de drogadependencia que nos ocupa es una pastoral que está llamada a ser reflejo del Dios Misericordioso que vendrá a enjugar toda lágrima (cf. Ap. 21,4). Hace unos día el Papa Francisco decía: “Cuántas lágrimas se derraman a cada momento en el mundo; cada una distinta de las otras; y juntas forman como un océano de desolación, que implora piedad, compasión, consuelo. Las más amargas son las provocadas por la maldad humana…”[1]

En esta pastoral decimos por ejemplo, que el consumo de paco ha hecho explotar la marginalidad en las periferias urbanas, que nos ha enrostrado la exclusión en la que viven tantos niños, adolescentes y jóvenes. Y acto seguido nos es necesaria la humilde confesión de que esto no debería haber pasado, de que en un sentido se ha llegado tarde. No conviene apurarse a deslindar responsabilidades. Es necesaria como Iglesia la instancia de ‘acusarnos a nosotros mismos’ por haber descuidado gravemente en la práctica pastoral la vía de la misericordia.

¿No podría haberse evitado tanto sufrimiento, tantas lágrimas? La tarea de prevención hay que concebirla entonces como una acción de misericordia. En un sentido tal vez la mayor obra de misericordia, porque busca llegar antes, busca primerear.

La parroquia es la Iglesia entre las casas, el barrio es la parroquia.

En orden a poner a la parroquia en clave preventiva  es importante volver a redescubrir a la misma, como la Iglesia entre las casas y volver a decirnos: el barrio es la parroquia. Y es así que cuando caminamos nuestro barrio estamos conociendo distintas facetas de nuestra parroquia. Y como no hay miradas neutras elegimos mirar el territorio con la mirada de la fe. Una fe que sea capaz de misericordia, ya que si no se encarna en acciones concretas de misericordia, termina en ideología. Necesitamos reconocer el barrio —y por lo tanto todos los espacios donde se desarrolla la vida de los vecinos y vecinas— desde una mirada contemplativa.[2]Y así observaremos como muchas veces se representa en el territorio la parábola del trigo y la cizaña. No es tiempo de ansiedades, pero sí de convicciones claras y de tenacidad.[3]

Animarse a correr las fronteras pastorales…

La pastoral ante todo es un modo de pararse frente a la realidad y esta nos está pidiendo más Misericordia. La  Misericordia preventiva –si es posible hablar en estos términos-, es Misericordia en camino, “una Misericordia que cada día busca el modo de dar un paso adelante, un pasito más allá, avanzando sobre las tierras de nadie, en las que reinaba la indiferencia y la violencia.”[4]Y evidentemente estas tierras de nadie están en nuestras Parroquias y hacia ellas hay que correr nuestras fronteras pastorales con creatividad y audacia. La Misericordia preventiva tiene que tener por consiguiente un claro despliegue territorial. Y frente a una iniciativa en este sentido, aguantarnos la pregunta: ¿eso que estás haciendo pertenece, es algo realmente pastoral? ¿Qué beneficio pastoral trae?  Un ejemplo la creación de un club barrial a partir de la Parroquia.

La Misericordia preventiva que corre las fronteras pastorales, tiene como inspiración para pensar y ensayar nuevos caminos la parábola de la oveja perdida y acechada por los peligros más diversos.

Prevención es brindar oportunidades reales…

Al reconocer el barrio-parroquia, y al asomarnos a esos problemas provocados por la maldad humana,  podemos quedarnos atrapados por una de las más fuertes tentaciones, la desesperanza. Y que se instale entre nosotros ese mal  espíritu quejumbroso que nos susurra acá nada se puede hacer. Frente a esta tentación hay redoblar la apuesta: si una comunidad se organiza en torno al principio de la misericordia hay lugar para la esperanza. Hay que salir de la queja amarga con acciones concretas, solo ellas nos dan la real dimensión de los problemas y a su vez nos dan mayor legitimidad a la hora de pedir la intervención necesaria de otros actores como por ejemplo el Estado. Un ejemplo puede ser la creación de un espacio educativo.

Prevención es facilitar los liderazgos positivos…

Cada uno de los que estamos aquí hoy de una u otra manera somos pastores de grandes rebaños, “con el sueño misionero de llegar a todos”[5], porque Dios no quiere que ninguno de sus hijos se pierda.

Ahora bien, es propio del que conduce pastoralmente, formar los cuadros pastorales del mismo pueblo, para animar y fortalecer el anuncio del evangelio de la misericordia en medio del pueblo. Por consiguiente hay que dedicarle tiempo a descubrir potencialidades en los agentes pastorales. Descubrir potencialidades sobre todo entre nuestros adolescentes y jóvenes, no puede hacerse sin confiar en ellos y sin darles responsabilidades.

Sería conveniente tener como horizonte la formación de liderazgos positivos en cada sector de nuestra parroquia. Podría ir generándose por ejemplo la creación de un movimiento infantil-juvenil que desarrolle liderazgos centrados en el servicio. Que se constituya en una  invitación a descubrir que “las alegrías más intensas de la vida brotan cuando se puede provocar la felicidad de los demás, en un anticipo del cielo”[6]

Tal vez sea conveniente considerar aquí la distinción entre “conducción pastoral estratégica” y “conducción pastoral táctica”. A la primera le corresponde la mirada global, las decisiones y acciones de fondo –acompañados por otros sacerdotes y por el consejo pastoral-; a la segunda le corresponde la mirada sobre temas particulares, las decisiones y acciones que colaboren en este caso a llevar adelante la estrategia pastoral fijada. A muchos agentes pastorales les corresponde entonces este segundo tipo de conducción. Por otro lado no hay que dejar de tener presente que muchos de estos agentes pastorales, llevan adelante una familia o tiene responsabilidades de conducción en su ámbito laboral. No los tratemos entonces como niños. En todo caso tenemos que cambiar la tentación de controlar todo, por la acción de cuidar a los que cuidan la fragilidad de nuestro pueblo.

 

Prevención es generar espacios sanos y dichosos que den identidad y pertenencia…

En nuestro reconocer el barrio-parroquia muchas veces nos encontramos con los pibes de la esquina. Esa esquina les da identidad, pertenencia. Pero muchas veces el mundo adulto que se acerca no les trae propuestas buenas. Es importante visualizar que sería necesario generar “programas” para abordar a estas chicas y chicos que están muchas horas, todos los días de la semana allí. Pero esto nos hace pensar que es necesaria la creación de espacios sanos y dichosos que den identidad y pertenencia. En determinados contextos es importante visualizar que no alcanza solo con una propuesta para el fin de semana. Es necesario iniciar procesos de acompañamiento que se den a lo largo de la semana y que se sostengan en el tiempo. Es necesario de alguna manera institucionalizarlos, sobretodo en contextos donde el narcotráfico es una “institución” que todos los días y a toda hora pone el riesgo la vida de nuestros chicos y chicas.

Prevención es frente a la orfandad de vínculos: la Iglesia como familia…

Cuando por ejemplo nos encontramos con un chico que consume paco. No nos encontramos solamente con alguien que consume una sustancia, nos encontramos también con un sobrante de un sistema que excluye[7]. Chicos y chicas sin estudios terminados, sin trabajo, con enfermedades que parecían que ya no existían más, en la calle. Pero si miramos más en profundidad nos encontramos con chicos y chicas huérfanos de amor. Por eso prevención es que la Iglesia en medio de las casas se constituya como familia grande que hace lugar, que abre puertas, que tiende puentes, que se transforma en familia extendida que se ocupa de sus miembros más frágiles. Iglesia familia que se expresa a través de la Misericordia preventiva.

 

Padre Gustavo Oscar Carrara.

8 de mayo de 2016    

 

 

[1]Papa Francisco. Vigilia de oración para enjugar las lágrimas. 3 de mayo de 2016.

[2]Cfr. EG Nº 71

[3]Cfr. EG Nº 223

[4]Homilía Jueves Santo 2016. Misa Crismal.

[5]EG Nº 31.

[6]AL Nº 129.

[7]Cfr. EG Nº 53-58.

Links de interés

Archivos de interés

Enviar un comentario