“Reflexionando acerca de nuestra concepción del tiempo” Por: Luchi Pardo

 

Cuando en el Hogar decimos que acompañamos toda la vida, que no hay etapas fijas ni “altas”, estamos hablando del acompañamiento en el tiempo. Lo artesanal nos invita a mirar a cada persona en su subjetividad, poner al servicio una estrategia de acompañamiento diferencial para cada persona y familia que llega. Por tanto, el tiempo será diferente para cada uno.

“La Metáfora de la Rodilla” Por: Ramiro Pino

Esta reflexión a la que me atribuyo la libertad de bautizar como la “Metáfora de la Rodilla”, resulta sin duda alguna muy ilustrativa de aquello que sucede en el Hogar de Cristo, nuestro espacio de Iglesia que busca ser destacado no por la excelencia en el tecnicismo de sus abordajes, sino simplemente por aquello que consideramos más valioso: la calidad de los vínculos que entre quienes allí estamos tejemos, y el consecuente impacto sanador que eso tiene para todos nosotros, que nos reconocemos frágiles e iguales. Vínculos humanizantes que nos hermanan y hacen comunidad y familia, en la que nos recibimos, sanamos, alojamos, florecemos, desplegamos, acompañamos y festejamos.

2º Encuentro: No más chicos descartables

En el marco de este panel acerca de la convención de los derechos del Niño, volvemos a afirmar: No más chicos descartables…

En nuestro mundo domina la cultura de la voracidad y del descarte. El Papa Francisco nos invita a escuchar el grito de la tierra y el grito de los pobres (cfr. LS 49). Necesitamos trabajar por la cultura del encuentro, la cultura del cuidado de nuestra Casa común, de la hospitalidad, de la fraternidad.

Aprender a Mirar la Realidad – Por Pablo Vidal

Con esta reflexión que compartiremos intentamos iniciar un diálogo que nos permita construir juntos una
modalidad de acción en los Centros Barriales (CB). Nos proponemos realizar una reflexión filosófica,
doctrinal, teórica, moral, religiosa y social que nos ponga a debatir las diferencias y los acuerdos para poder
apropiarnos de un hacer común.

Aprender de las tensiones que vivimos como familia

Charla entre Pablo Vidal, Angel Tissot,  Phillipe Dye, Rafael Blanco, Gabriela Ledesma, Maria Rosa Oñate, Martin Bournot, Florencia Zubeldía

Aprender de la Fe como modo de relación. Por: Pablo Vidal

El consumo problemático de sustancias es la punta del ovillo de un sinfín de problemáticas de las personas y por su complejidad, se nos presenta como un replanteo sobre nuestra cultura, nuestro lugar como Iglesia, nuestros abordajes y nuestros modos de relacionarnos.
Si dejamos que la realidad nos muerda el costado, tendríamos que preguntarnos sobre nuestra Hospitalidad en relación con las personas y comunidades que se encuentran en esta situación; la cuestión nos invita a revisar la relación con el otro como un modo especial de “encuentro” y es en este sentido, que me gustaría tomar como marco para esta reflexión, el libro “Relaciones Humanizadoras ” de Pedro Trigo dado que, lo entiendo como un enfoque superador del que observamos hoy en la fragmentación del sistema y sus respuestas.

Aprender de la Tensión II. Por: Pablo Vidal

Acerca de las Reglas y los Limites en los Centros Barriales

Aprender de la Tensión. Por: Pablo Vidal

En la cotidianidad de todos los Centros Barriales (CBs) del país de nuestra Familia Grande Hogar de Cristo, se repite una misma escena: una persona que estamos acompañando reaparece luego de un período de ausencia.

Se hace presente después de estar consumiendo sustancias por largos días y siente deseos de parar un poco. Los que vuelven en estas circunstancias lo hacen de distinto modo: alguno tendrá ganas de bañarse, otro de ser escuchado y compartir con los demás, otro sólo querrá descansar sin sentir miedo a que lo lastimen como suele suceder en la calle. En todos, el factor común, es el peso de las frustraciones, la angustia de querer y no poder, la decepción de sentirse nuevamente en el mismo lugar. Esos sentimientos que nos atraviesan a todos en otras circunstancias de la vida misma.

Bachi sacerdote para su pueblo

Una reflexión de P. Tano

Dimensión profética: Respuesta Comunitaria

En el marco del “Encuentro de Comunidades Eclesiales situadas en lugares marginales del Cono Sur, que responden problemas de adicción y consumos problemáticos.”
Participantes: Comunidades eclesiales de Chile, Colombia, Uruguay, Paraguay y Argentina

Villa Marista de Lujan, 30 de Junio de 2019

El dinero al servicio del hombre – Pablo Vidal

La finalidad específica es la de proponer una reflexión abierta, profunda y audaz acerca de una de las problemáticas más complejas de nuestros Centros Barriales y de la sociedad: el dinero y las contradictorias significaciones que se ponen en juego alrededor de él.
Nuestro método de “Recibir la vida como viene” incluye como parte constitutiva “acompañar el dinero”, atenderlo y comprenderlo en toda su aspereza como un eje central del binomio dinero/droga. En esta “Cultura del Consumo”
es algo que no podría separase.

Exposición en la “Conferencia internacional de Drogas y Adicciones” en el Vaticano.

Por Charly Olivero

Hogar de Cristo como Respuesta Pastoral I

El Hogar de Cristo a la luz de una página de la Evangelii Gaudium del Papa Francisco. Primerear, involucrarse, acompañar, fructificar y festejar.

Hogar de Cristo como Respuesta Pastoral II

Un nuevo aporte luego del texto en que Gustavo nos invita a leer las prácticas de los Centros Barriales (CB) a la luz del N° 24 de la Evangelii Gaudium. Allí el Papa plantea que la Iglesia en salida primerea, se involucra, acompaña, fructifica y celebra. Sin embargo los invito a que profundicemos la mirada abarcando también la dimensión colectiva de la respuesta, también presente en nuestro Hogar.

Indiferencia y libertad. Por: Charly Olivero

Si la libertad interior es esa capacidad moral del ser humano de elegir, la libertad exterior es la posibilidad concreta que ofrece el entorno para hacerlo. Una persona que comete un delito y termina alojada en un penal de máxima seguridad ha perdido en gran medida la libertad exterior, no puede entrar y salir de la cárcel a su antojo. Sin embargo, esa pérdida de libertad exterior no implica necesariamente una pérdida de la libertad interior: se puede vivir amargado y encerrado o se puede buscar el modo para no hundirse en la frustración, tal vez en el marco de las posibilidades que ofrece la cárcel se pueda aprovechar el tiempo, estudiar, trabajar, lograr un buen puntaje para alcanzar algunos beneficios en el tribunal de ejecución. En ese caso, en el marco de una libertad exterior cercenada, la interior florece para encontrar el mejor modo de vivir. Aunque a decir verdad, resulta evidente que hay una relación entre ambas, y que determinadas privaciones exteriores hacen mucho más difícil el ejercicio de la libertad interior.