Notas

En La Virgencita reciclan telas para emprender

Con el material realizan bolsos, portabolsas y mochilas que venden para subsistir. Mirá cómo podés colaborar.

Tres veces por semana, un grupo de mujeres que también se encarga de preparar la merienda para los más chiquitos, participa de los talleres del Comedor La Virgencita de barrio Parque. Cosen, tejen y fabrican llaveros que luego venden para recaudar dinero.

Por eso, explicaron, continuamente necesitan contar con material para poder trabajar. En ese sentido, manifestaron la necesidad de contar con telas, o al menos prendas en desuso, para poder desarmar y crear, entre otras cosas, bolsos, posapavas, portabolsas y mochilas.

«Estamos reciclando telas que la gente no usa para hacer bolsas, reciclamos telas y armamos cosas para vender, telas o ropa que la gente y que no use, nosotras las descocemos y armamos bolsas», contó una d elas mujeres.

Para colaborar se puede llevar material a Lamadrid 822 o llamar al teléfono (03564) 15412573.

comedor la virgencita (3)

«Es un lugar integrador»

Veronica Boscarol, trabajadora social, explicó cuáles son las actividades que se desarrollan en el lugar.

«Hay distintas actividades, una se aboca a lo que es la merienda y el apoyo escolar a los niños y adolescentes. Pero también hay alfabetización de adultos, una cooperativa de trabajo que hace reciclado de cartón, tenemos el Hogar de Cristo donde hacemos contención para personas con problemas de consumo y a las familias también. Y dentro del Hogar de Cristo es donde empezaron a surgir los talleres», comentó Boscarol.

La profesional detalló: «Hoy están haciendo llaveros con una docente de la UTN que presentó un proyecto. Y están reciclando ropa, porque hay mucha ropa que la gente dona y nosotros no le damos utilidad. Entonces para no tirarla, recuperamos esas telas. Durante la tarde que están acá, desarman la prenda y desde ahí otras empiezan a coser y a hacer bolsitas, para el supermercado, bolsiteros para bolsas de residuos y unos apoya pavas».

comedor la virgencita (2)

Boscarol comentó que, también, tienen un momento para «escucharse. «Es un lugar integrador, donde si bien cada uno tiene su espacio, tenemos un momento donde nos encontramos y compartimos todos juntos, en un momento de la tarde siempre se hace la palabra. Viene un chico que está estudiando para cura, o alguno de nosotros, y compartimos un ratito de reflexión a la tarde, se reflexiona sobre la cotidianeidad de ellos, el estilo de vida, el perdón, los tratos; no tenemos talleres específicos en eso porque siempre lo trabajamos desde la palabra. Desde ahí empezamos a abordar lo que es el tema del trato, las cuestiones del autocuidado, la dignidad, desde ahí muchas cosas», reveló.

Más de 100 personas

Al lugar asisten, diariamente, alrededor de 150 personas. El espacio está abierto de 15 a 19 para toda la comunidad.

«A veces viene gente de otros barrios que saben que estamos haciendo estas actividades. La idea es que pasen tiempo dentro del espacio para que se sientan contenidos y no estén en la calle. Y paralelo a esas actividades siempre van surgiendo necesidades, y de acuerdo a las necesidades uno va respondiendo y va trabajando con ellos», finalizó Boscarol.

Para ver nota original: https://el-periodico.com.ar/noticia/84014/en-la-virgencita-reciclan-telas-para-emprender