Notas

Angelelli y los curas villeros, también en la Feria del libro

«Esto nunca se detiene. Muchas gracias por recibir la vida como viene», se escuchó al promediar la jornada de ayer en el Pabellón Amarillo, de la Feria del Libro. La frase, rapeada en estilo freetyle, provenía de una de las salas y cerraba la presentación de una decena de pequeños libros sobre la experiencia de la Familia Grande Hogar de Cristo, iniciada en 2008 por los curas villeros de Buenos Aires para el acompañamiento de jóvenes que quieren dejar la adicción a las drogas y ahora adoptada por Caritas Argentina y otros organismos con la forma de Centros Barriales.

Quien cantaba era Nicolás Leyton, de 21 años, miembro del Hogar «Jorge Novak», de la localidad de Don Bosco, uno de los muchos jóvenes que siguieron y aplaudieron las palabras de Pablo Vidal, responsable de la iniciativa; Gustavo Carrara, obispo auxiliar de Buenos Aires, José María «Pepe» Di Paola, sacerdote en la diócesis de San Martin, coordinador de la Comisión nacional de pastoral de adicciones y drogadependencia de la Conferencia Episcopal Argentina y quien dio el puntapié inicial a la experiencia que hoy cuenta con 160 centros barriales en todo el país.

Los libros, publicados por editorial Santa María, «ponen en palabras la vida que se va acompañando», afirmó Carrara. Son textos breves que reproducen reflexiones, diálogos y encuentros mantenidos en distintos encuentros durante los once años que lleva el programa del Hogar de Cristo, desde su nacimiento en la Villa 21-24, de Barracas.

Según dijo Vidal, esos libros buscan ser herramientas para quienes quieran superar el tema de la droga, un «problema que nos refriega en la cara nuestra impotencia» y que «nos tiene a todos de rodillas, a la Argentina y a toda América» y «nos obliga a encontrar las respuestas charlando unos con otros».

El padre Pepe, como es conocido Di Paola, señaló que «la transformación de la Iglesia que quiere el papa Francisco se da de alguna manera en el Hogar de Cristo porque estos hogares cambiaron a nuestras parroquias». Y, también refiriéndose al Papa, pidió «mirar con profundidad» el modelo de Iglesia que Bergoglio está indicando al beatificar, como lo hizo la Iglesia este fin de semana, al obispo Enrique Angelelli junto a un sacerdote, un religioso y un laico. «Se podría haber hecho beato sólo Angelelli, pero el Papa nos puso un modelo de Iglesia que tenemos que tratar de mirar con profundidad. Una Iglesia comprometida donde todos tienen un lugar, una tarea que cumplir, cada uno tiene una misión. El Hogar de Cristo es esta gran familia en la que todos tenemos un lugar para ofrecer la otro lo que Dios puso en uno».

Para ver nota completa y original ingresa a: https://www.lanacion.com.ar/cultura/angelelli-curas-villeros-tambien-feria-del-libro-nid2243171